sábado, 6 de diciembre de 2008

CITAS BÌBLICAS QUE HACEN REFERENCIA A LA MUERTE.

Mantente fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida. Apocalipsis 2:10

…el vencedor no sufrirá daño de la muerte segunda. Apocalipsis 2:11

En aquellos días, = buscarán = los hombres = la muerte y no la encontrarán; = desearán morir y la muerte huirá de ellos. Apocalipsis 9:6

Dichoso y santo el que participa en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene poder sobre éstos, sino que serán Sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él mil años. Apocalipsis 20:6

Y enjugará toda lágrima de sus ojos, = y no habrá ya muerte ni habrá llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado.» Apocalipsis 21:4

Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los impuros, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre: que es la muerte segunda. Apocalipsis 21:8

Mira, yo pongo hoy ante ti vida y felicidad, muerte y desgracia. Deuteronomio 30:15

Ved ahora que yo, sólo yo soy, y que no hay otro Dios junto a mí. Yo doy la muerte y doy la vida, hiero yo, y sano yo mismo (y no hay quien libre de mi mano). Deuteronomio 32:39


“Más vale el renombre que óleo perfumado; y el día de la muerte más que el día del nacimiento.
Más vale ir a casa de luto que ir a casa de festín; porque allí termina todo hombre, y allí el que vive, reflexiona.
Más vale llorar que reír, pues tras una cara triste hay un corazón feliz.
El corazón de los sabios está en la casa de luto, mientras el corazón de los necios en la casa de alegría.
Más vale oír reproche de sabio, que oír alabanza de necios. Eclesiastés 7: 1-5”

No es el hombre señor del viento para domeñar al viento. Tampoco hay señorío sobre el día de la muerte, ni hay evasión en la agonía, ni libra la maldad a sus autores. Eclesiastés 8:8

Para el que teme al Señor, todo irá bien al fin, en el día de su muerte se le bendecirá. Eclesiástico 1:13

Hasta la muerte por la verdad combate, y el Señor Dios peleará por ti. Eclesiástico 4:28

No te alegres de la muerte de nadie, recuerda que todos moriremos. Eclesiástico 8:7

Ponte lejos del hombre que es capaz de matar, y no experimentarás miedo a la muerte. Si te acercas a él, no te descuides, para que no te quite la vida. Date cuenta de que pasas entre lazos y que caminas sobre el muro de la ciudad. Eclesiástico 9:13

Bienes y males, vida y muerte, pobreza y riqueza vienen del Señor. Eclesiástico 11:14

Día de bienes, olvido de males, día de males, olvido de bienes.
Que es fácil al Señor, el día de la muerte, pagar a cada uno según su proceder.
El mal de una hora el placer hace olvidar, al final del hombre se descubren sus obras. Eclesiástico 11:25-27

Ante los hombres la vida está y la muerte, lo que prefiera cada cual, se le dará. Eclesiástico 15:17

“Antes de hablar infórmate, cuídate antes de estar enfermo.
Antes de juzgar examínate a ti mismo, y en el día de la visita encontrarás perdón.
Antes de estar enfermo humíllate, cuando peques muestra arrepentimiento.
Nada te impida cumplir tu voto en el momento dado, no aguardes hasta la muerte para justificarte.
Antes de hacer un voto prepárate; no seas como el hombre que tienta al Señor. Eclesiástico 18:16-23”

Llora al muerto, pues la luz le abandonó, llora también al necio, porque dejó la inteligencia. Llora más suavemente al muerto, porque ya reposa, que la vida del necio es peor que la muerte. Eclesiástico 22:11

“Quien hace el mal, lo verá caer sobre sí sin saber de dónde le viene.
Escarnio y ultraje son cosa de orgulloso, mas la venganza como león le acecha.
Caerán en la red los que se alegran de la caída de los piadosos, el dolor los consumirá antes de su muerte. Eclesiástico 27:27-29

Acuérdate de las postrimerías, y deja ya de odiar, recuerda la corrupción y la muerte, y sé fiel a los mandamientos. Eclesiástico 28:6

Mejor es la muerte que una vida amarga, el descanso eterno que enfermedad permanente. Eclesiástico 30:17

Frente al mal está el bien, frente a la muerte, la vida. Así frente al piadoso, el pecador. Eclesiástico 33:14

“En todas tus obras muéstrate con dominio, no pongas mancha en tu gloria.
Cuando se acaben los días de tu vida, a la hora de la muerte, reparte tu herencia.
Al asno, forraje, palo y carga, al criado, pan, instrucción y trabajo. Eclesiástico 33: 23-25

Raíz de los pensamientos es el corazón, de él salen cuatro ramas: bien y mal, vida y muerte, más la que siempre los domina es la lengua. Eclesiástico 37:17-18

“Hijo, por un muerto lágrimas derrama, como quien sufre cruelmente, entona la lamentación; según el ceremonial entierra su cadáver y no seas negligente con su sepultura.
Llora amargamente, date fuertes golpes de pecho, haz el duelo según su dignidad, un día o dos, para evitar murmullos; después, consuélate de la tristeza.
Porque de la tristeza sale la muerte, la tristeza del corazón enerva las fuerzas.
En la adversidad permanece también la tristeza, una vida de miseria va contra el corazón. Eclesiástico 38:16-19”

Desde el que lleva púrpura y corona, hasta el que se cubre de tela grosera, sólo furor, envidia, turbación, inquietud, miedo a la muerte, resentimiento y discordia. Eclesiástico 40:4

“¡Oh muerte, qué amargo es tu recuerdo para el hombre que vive en paz entre sus bienes, para el varón desocupado a quien en todo le va bien, y todavía con fuerzas para servirse el alimento!
¡Oh muerte, buena es tu sentencia para el hombre necesitado y carente de fuerzas, para el viejo acabado, ahíto de cuidados, que se rebela y ha perdido la paciencia!
No temas la sentencia de la muerte, recuerda tus comienzos y tu fin.
Eclesiástico 41:1-3”

Diles: «Por mi vida, oráculo del Señor Yahvé, que yo no me complazco en la muerte del malvado, sino en que el malvado se convierta de su conducta y viva. Convertíos, convertíos de vuestra mala conducta. ¿Por qué habéis de morir, casa de Israel?» Ezequiel 33:11

Conforme a lo que aguardo y espero, que en modo alguno seré confundido; antes bien, que con plena seguridad, ahora como siempre, Cristo será glorificado en mi cuerpo, por mi vida o por mi muerte, pues para mí la vida es Cristo, y la muerte, una ganancia. Filipenses 1:20-21

“No os extrañéis, hermanos, si el mundo os aborrece. Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a los hermanos. Quien no ama permanece en la muerte. I Juan 3:13-14”

“Si alguno ve que su hermano comete un pecado que no es de muerte, pida y le dará vida - a los que cometan pecados que no son de muerte pues hay un pecado que es de muerte, por el cual no digo que pida -. Toda iniquidad es pecado, pero hay pecado que no es de muerte. I Juan 5: 15-16”

Yahvé da muerte y vida, hace bajar al seol y retornar. I Samuel 2:6

Pues hemos tenido sobre nosotros mismos la sentencia de muerte, para que no pongamos nuestra confianza en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos. II Corintios 1:9

No os digo esto con ánimo de condenaros. Pues acabo de deciros que en vida y muerte estáis unidos en mi corazón. II Corintios 7:3

En efecto, la tristeza según Dios produce firme arrepentimiento para la salvación; mas la tristeza del mundo produce la muerte. II Corintios 7:10

Y que se ha manifestado ahora con la Manifestación de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien ha destruido la muerte y ha hecho irradiar vida e inmortalidad por medio del Evangelio. II Timoteo 1:10

Consumirá a la Muerte definitivamente. Enjugará el Señor Yahvé las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra, porque Yahvé ha hablado. Isaías 25:8

«Así dice Yahvé: Mirad que yo os propongo el camino de la vida y el camino de la muerte. Jeremías 21:8

Durante el hambre te salvará de la muerte, y en la guerra, del alcance de la espada. Job 5:20

¿Se te han mostrado las puertas de la Muerte? ¿has visto las puertas del país de la Sombra? Job 38:17

En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida. Juan 5:24

En verdad, en verdad os digo: si alguno guarda mi Palabra, no verá la muerte jamás.» Juan 8:51

Tesoros mal adquiridos no aprovechan, mas la justicia libra de la muerte. Proverbios 10:2

En la muerte del malo se esfuma su esperanza, la confianza en las riquezas se desvanece. Proverbios 11:7

Al que establece justicia, la vida, al que obra el mal, la muerte. Proverbios 11:19

En la senda de la justicia está la vida; el camino de los rencorosos lleva a la muerte. Proverbios 12:28

La lección del sabio es fuente de vida, para sortear las trampas de la muerte. Proverbios 13:14

Hay caminos que parecen rectos, pero, al cabo, son caminos de muerte. Proverbios 14:12

El temor de Yahvé es fuente de vida, para apartarse de las trampas de la muerte. Proverbios 14:27

El furor del rey es mensajero de muerte; pero el hombre sabio lo apacigua. Proverbios 16:14

Muerte y vida están en poder de la lengua, el que la ama comerá su fruto. Proverbios 18:21

Hacer tesoros con lengua engañosa, es vanidad fugitiva de quienes buscan la muerte. Proverbios 21:6

El deseo del perezoso le lleva a la muerte, porque sus manos rehúsan el trabajo. Proverbios 21:25

Pues el salario del pecado es la muerte; pero el don gratuito de Dios, la vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:21

Porque la ley del espíritu que da la vida en Cristo Jesús te liberó de la ley del pecado y de la muerte. Romanos 8:2

Pues las tendencias de la carne son muerte; mas las del espíritu, vida y paz. Romanos 8:6

“Guardaos, pues, de murmuraciones inútiles, preservad vuestra lengua de la maledicencia; que la palabra más secreta no se pronuncia en vano, y la boca mentirosa da muerte al alma.
No os busquéis la muerte con los extravíos de vuestra, vida, no os atraigáis la ruina con las obras de vuestras manos; que no fue Dios quien hizo la muerte ni se recrea en la destrucción de los vivientes; él todo lo creó para que subsistiera, las criaturas del mundo non saludables, no hay en ellas veneno de muerte ni imperio del Hades sobre la tierra, porque la justicia es inmortal.
Pero los impíos con las manos y las palabras llaman a la muerte; teniéndola por amiga, se desviven por ella, y con ella conciertan un pacto, pues bien merecen que les tenga por suyos. Sabiduría 1:11-16”

Porque se dicen discurriendo desacertadamente: «Corta es y triste nuestra vida; no hay remedio en la muerte del hombre ni se sabe de nadie que haya vuelto del Hades. Sabiduría 2:1

Paso de una sombra es el tiempo que vivimos, no hay retorno en nuestra muerte; porque se ha puesto el sello y nadie regresa. Sabiduría 2:5

Más por envidia del diablo entró la muerte en el mundo, y la experimentan los que le pertenecen. Sabiduría 2:24

Por doquiera, en confusión, sangre y muerte, robo y fraude, corrupción, deslealtad, agitación, perjurio,…Sabiduría 14:25

¡Mira, respóndeme, Yahvé, Dios mío! ¡Ilumina mis ojos, no me duerma en la muerte,.. Salmos 13:4

¿Qué hombre podrá vivir sin ver la muerte, quién librará su alma de la garra del seol? Salmos 89:49

Ha guardado mi alma de la muerte, mis ojos de las lágrimas, y mis pies de mal paso. Salmos 116:8

Porque la limosna libra de la muerte e impide caer en las tinieblas. Tobías 4:10




***** Viéndola llorar Jesús y que también lloraban los judíos que la acompañaban, se conmovió interiormente, se turbó y dijo: « ¿Dónde lo habéis puesto?» Le responden: «Señor, ven y lo verás.» Jesús se echó a llorar. Juan 11:33-35*****

Este pasaje bíblico nos muestra un Jesús humanizado enseñándonos que debemos llorar a nuestros muertos no por costumbres si no por convicción. Si usted l@ siente, llórel@!, no se cohíba, esto le ayudará a crecer como persona; de hacerlo así habrá quemado esa etapa y por consiguiente no tendrá ese vacío emocional atormentándole su existencia. Las cosas tienen que hacerse en el momento apropiado sino pierden su razón de ser.

Si no has sido culpable directo o indirecto de la muerte de alguien no te culpes por nada; no vale la pena y si has sido responsable entonces busca la mejor manera de reivindicarte asume tu responsabilidad ante Dios, ante ti y ante el mundo. Y solo el verdadero arrepentimiento te devolverá la dignidad y la paz interior que te ayudará a mantener tu frente en alto. La vida es una caja de Pandora que en cada momento nos deja estupefacto. Verdaderamente que nadie sabe mientras está viv@ por lo que tiene que pasar. A veces pasamos por situaciones extremas donde tomamos acciones sin determinar las consecuencias que estas podrían acarrear.